Falsos techos continuos y registrables

En una reforma de oficina y de local se pueden encontrar diferentes elementos que ayudan a ocultar la instalación electricidad que suele ir por el techo

Hablamos de los falsos techos continuos y registrables. Tienen una función estética y de funcionalidad y pueden construirse en diferentes materiales.

Nuestras soluciones

Falsos techos registrables

Es aquel techo que se sujeta con una estructura metálica a la cual se unen paneles de diferentes composiciones, son muy usados en oficinas y comercios para ocultar las instalaciones eléctricas que van por el techo, por lo que si tienes una reforma de oficina o comercio entre manos esta puede ser tu opción. La instalación de este elemento es muy simple y segura, se instala a 15 cm del techo original. El resultado es limpio y fino.

Existen diferentes materiales para los techos registrables
  1. Placa de yeso laminado: las ventajas que tiene este material es que es muy fácil de instalar y de manipular, pero por el contrario no son tan aislantes como el resto de materiales ni tampoco son duras, por lo que no pueden soportar mucho peso. Esta opción es ideal para aquellas instalaciones de falsos techos que no necesiten aislamiento, simplemente sean por estética y ocultación de las instalaciones.
  2. Placa de fibra de mineral: es un material resistente al fuego, al ruido y a la humedad. Por lo que es ideal para comercios con una gran tamaño que necesiten tener medida de seguridad especiales contra incendios, hablamos de oficinas de más de 200 m2, grandes superficies que también necesiten aislamiento al ruido y a la humedad.
  3. Placa de yeso y fibra de vidrio: son incombustibles pero por el contrario no soportan bien los golpes, al igual que las anteriores, también aíslan la humedad.
  4. Placa de fibra de vidrio: aísla del fuego y de la humedad, por lo que es ideal para rebajar el techo de una oficina o comercio muy alto.
  5. Placa de metal: se caracterizan por su durabilidad y por la facilidad a la hora de manejarla e instalarla.

Techos continuos

Existe una pequeña diferencia entre los techos registrables y los techos continuos, y esa diferencia reside en la fabricación, mientras que los techos registrables están confeccionadas con placas de diferentes materiales, los techos continuos, como indica la palabra, visualmente son continuos, por lo que no están divididos con placas como los registrables y tienen una apariencia de techo original, aunque también se sitúan a 15 cm del techo original y tiene la misma usabilidad que los techos registrables. Normalmente están confeccionados con dos materiales, el yeso y las placas de cartón.

Existen diferentes composiciones para los techos continuos
  1. Escayola básica: su uso es únicamente estético, pues no ofrece ninguna propiedad, si crees que tu techo es demasiado alto, esta es una muy buena opción para rebajarlo al nivel que deseas.
  2. Yeso laminado: tiene una apariencia similar a la escayola básica, pero con la diferencia de que aíslan acústicamente.
  3. Cartón yeso BA estándar: el uso de estas placas es únicamente para tapar las irregularidades que el techo original pueda tener para dejarlo liso.
  4. PPM: son placas que están pensadas para resistir la humedad, por lo que son geniales para aquellas zonas de la casa con más humedad.
  5. PPF: al contrario que las placas ppm, las ppf son muy resistentes al fuego y fáciles de instalar, por que en las zonas más conflictivas o con peligro de incendio son perfectas. Hablamos de la zona de la cocina, sala de máquinas, sala del servidor… evita grandes problemas con una simple instalación.

Como puedes ver, como expertos en reformas en Barcelona, estamos familiarizados con este tipo de obra, desde rehabilitación de fachadas hasta reformas de cocinas, pasando por pavimentos o revestimientos, somos tu mejor opción. Llámanos sin compromiso y te haremos un presupuesto encantados.

Pide presupuesto para revestimiento o pavimento